¿Qué si son poco sociables, huraños, malhumorados…? ¿Realmente crees eso?, Tal vez todo lo que crees saber de ellos no es correcto. Te contamos algunos datos curiosos acerca de los Gatos

Súper limpios.

Un tercio del tiempo que los gatos están despiertos… ¡se la pasan bañándose! Según la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Cornell, dedican entre el 30 y el 50 por ciento de sus días a la autolimpieza. Esto representa una serie de beneficios: los refresca, estimula su circulación y los mantiene lejos de olores que podrían atraer a los depredadores. A veces, tu minino incluso podría acicalarte: esa es su forma de mostrarte su afecto y “marcarte” como parte de su grupo familiar.

Algunos datos que no sabías de los Gatos

Les gustan las caricias.

Aunque existe la creencia de que no es de su agrado, a los gatos si les gusta ser acariciados. Según explica Rupert Palme del Instituto de Bioquímica Médica de la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena, se han malinterpretado ciertos estudios acerca de la personalidad felina y realmente el contacto físico les puede agradar o desagradar según múltiples factores, como a cualquier otro animal, pero en general, suelen disfrutarlo. Así que, ¡adelante, demuéstrale tu cariño a tu mascota!

Pueden ser alérgicos a ti.

¿Tu gato tose con frecuencia? Es posible que tengas la culpa. Según un estudio de 2005, el asma felino, que afecta a uno de cada 200 gatos, está en aumento debido al estilo de vida del ser humano. Dado que los gatos se mantienen con más frecuencia en espacios interiores, son más susceptibles a la inflamación de las vías respiratorias causada por el humo del cigarrillo, el polvo, la caspa humana, el polen y algunos tipos de arena para felinos. Y en casos raros, los humanos incluso pueden transmitir enfermedades como la gripe a los animales de compañía.

Algunos datos que no sabías de los Gatos

Les caen bien los Perros.

Perro y Gato. Algunos datos que no sabías de los Gatos

Es probable que, gracias a los dibujos animados y las películas, se dé por hecho que estas dos especies son algo así como enemigos naturales, ¡pero no es verdad! Un estudio realizado en 2008 por científicos de la Universidad de Tel Aviv demostró que si ambos animales son “presentados” cuando aún son pequeños (seis meses para los gatos y un año para los perros), podrían llevarse muy bien.

Son intolerantes a la lactosa.

Otra idea muy difundida es que a los gatos les fascina la leche pero, aunque sea así, la realidad es que es un alimento que puede no ser óptimo para ellos. Y es que los mininos, como algunas personas, no producen las enzimas que les permiten digerir la proteínas de la leche, por lo que, después de beber un poco, presentan malestares estomacales.

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí