“Casa Tomada”, la propuesta artística más innovadora de Medellín

Comparte:

“Casa Tomada” es la carta de presentación de Juliana Rodríguez, una maestra en arte dramático que escudriña en diversos formatos y fusiona el teatro, la danza, la música y el circo para crear el concepto artístico más innovador de Medellín.

“Mi vida ha sido estar siempre en los escenarios”, expresó a Efe Juliana, de 27 años, para explicar el inicio de un proceso en el que ha probado con propuestas como el microteatro hasta llegar a montajes de gran formato en los que ha tenido a cargo hasta 650 artistas.

Con su formación en artes escénicas en la Universidad de Antioquia, donde halló a Robinson Duque, su pareja y cómplice creativo, empezó hace nueve años un proceso que permitió desarrollar distintos universos artísticos para finalmente empezar un ciclo como empresaria con “Casa Tomada”.

Allí, junto a un equipo de 16 personas, realizan la producción integral de eventos y espectáculos, es decir, su empresa cultural y creativa está en capacidad de hacerse cargo de “la parte técnica de un evento, más la parte artística y conceptual”.

Pero antes de aterrizar su idea de negocio, Juliana y Robinson empezaron a permear a Medellín con algunos experimentos, entre ellos hacer teatro de 15 minutos, en un espacio de 15 metros cuadrados, para 15 personas.

“Siempre nos ha gustado convencional, pero impactante visualmente”, comentó la artista.

Tras ese ensayo con el microteatro, vino la primera gran dosis de innovación con un concepto que terminaría dándole el nombre a lo que posteriormente sería la empresa creativa del sector cultural y del entretenimiento que lograron consolidar.

En 2015, el propósito era llenar una casa con arte y alejarse del concepto de que las puestas teatrales solo se pueden hacer en recintos específicos o moverse en el universo callejero.

“Nosotros hacíamos teatro incluso en los baños, en los corredores, en los balcones. Así nació ‘Casa Tomada’, una casa que se la tomó el arte”, relató Juliana.

Vinieron años de pruebas y fallas, en los que nunca dejaron de investigar sobre nuevas formas de hacer teatro y en el que terminaron liderando una movida artística en la ciudad, con la creación de espacios como un restaurante que incluía además de gastronomía una oferta cultural.

“Sabíamos que estábamos haciendo algo muy importante teatralmente para la ciudad con un formato que no se conocía”, sostuvo la gerente de “Casa Tomada”.

El momento de crecer vino cuando eligieron entrar de lleno en la realización de eventos para darle fuerza y cara de empresa a un proyecto, pero con la promesa de volver más adelante a los “caprichos teatrales”.

Comentarios en Facebook

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Artículos Relacionados