¿Cómo convivir con una persona tóxica?

Comparte:

Seguramente en tu vida se han cruzado diversos tipos de personas, por ejemplo: las que impulsan tus anhelos y te ayudan a alimentar tus sueños, las que te sacan una sonrisa en los momentos que más los necesitas, los amigos que siempre están ahí para estirarte la mano y las que únicamente provocan sentimientos negativos.
Este último tipo de personas es muy común tenerlas cerca como amigos o como compañero de trabajo o de escuela. A las personas tóxicas se les facilita mucho ver las cosas negativas antes que las positivas en todos los aspectos de su vida, ya sea para sentirse en control o para darle algo de emoción a su día.

La manera que nos afectan las acciones de otros es totalmente nuestra decisión. 

Para poder entender el comportamiento de estos individuos y saber cómo tratarlos asertivamente, es importante comprender el origen de la palabra “tóxico”. Tóxico proviene de greco – latín “toxikon pharmakon” que significa veneno para flechas, por lo tanto una persona tóxica lo único que hace al hablar o actuar es lanzar veneno sin importar la situación en la que se encuentre, contagiando el ambiente por medio de emociones negativas.
La manera que nos afectan las acciones de otros es totalmente nuestra decisión, es por eso que te dejamos algunos puntos a considerar para evitar entrar en el círculo de toxicidad:

  1. Utiliza tu inteligencia emocional. Cuando nos vemos involucrados en una situación donde los comentarios o acciones de alguien están siendo mal intencionados y nos están tratando de herir es importante distinguir los sentimientos que nos provocan para después respirar y relajarnos. La persona tóxica no eres tú, por lo tanto no dejes que tus emociones dominen tu razón y tómate las cosas con calma.
  2. No soy yo, eres tú. Una persona con tendencias tóxicas siempre buscará hacer sentir mal a los demás con comentarios que puedan denigrar su apariencia física o dar una opinión emocional acerca de una situación que es ajena a él o ella. Debemos estar conscientes y hacerles saber que esas son solamente sus opiniones y estas no influyen en nuestra realidad y lo que realmente somos.
  3. Evita el contagio. Según estudios de la Universidad Friedrich Schiller la convivencia con personas tóxicas nos genera cortisol, la hormona del estrés. Es por eso que al convivir con una persona así podemos llegar a sentir tensión y ganas de salir corriendo de ahí; es indispensable saber actuar y responder con inteligencia para no darle la satisfacción de contagiarnos con la misma negatividad, ya que es lo que buscan.
  4. Marca tus límites. Si te molesta la presencia de las personas tóxicas, evítalas y no impulses sus acciones, a pesar de que no sean intencionadas hacia ti. Cámbiate de mesa, elige otro salón para el próximo semestre, no te rías de sus bromas sarcásticas y no respondas a sus comentarios hirientes. Debemos ser asertivos con ellos y hacerles saber de una manera pacífica lo que nos hacen sentir y pedirles que no lo repitan, probablemente se rían y nos ignoren, pero es mejor expresarnos que guardarnos las cosas.
  5. Sonríete a ti mismo. La sonrisa nos provoca endorfina y dopamina, sustancias necesarias para reducir la hormona del estrés y alejarnos de entrar al círculo vicioso de la negatividad. Hacer esta simple acción nos favorecerá para llevar a cabo todo lo anterior y sumará puntos a nuestra imagen pública.

Es importante tener una buena convivencia con las personas que nos rodean, pero es aún más importante apreciarnos y decidir sacar de nuestras vidas todo aquello que nos haga mal. Sigue estos sencillos pasos y verás cómo tus relaciones interpersonales mejoran, así como tu estado de ánimo y actitud con otros.

Imagen Pública Nuevo Polanco,
Ferrocarril de Cuernavaca 683.
www.imagenpublica.mx

Comentarios en Facebook

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Artículos Relacionados