Marcelo Ebrard, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), descartó que hubiera mexicanos heridos durante el tiroteo en una iglesia de la ciudad de White Settlement, en Texas, Estados Unidos.

El canciller explicó que las autoridades de la nación vecina del norte no informaron de víctimas en el ataque balístico que tuvo lugar el domingo pasado en el estado fronterizo, pero aprovechó para enviar un mensaje para los afectados de este evento.

A través de redes sociales, el funcionario señaló que la SRE enviaba su pésame a las familias de quienes resultaron heridos y quienes perdieron la vida; añadió que los tiroteos son una tragedia.

Los proyectiles hirieron a dos personas y dejaron a un tercero en estado de gravedad después de que un sujeto abriera fuego contra los asistentes en la iglesia; no obstante, uno de los congregados portaba un arma y el tirador fue abatido en defensa de los demás.

Una de las personas que perdieron la vida en una escena de seis segundos fue el atacante de la Iglesia de Cristo de West Freeway.

La única persona herida fue trasladada a un hospital que se encuentra cercano al lugar de los hechos; lo anterior, después de que los agentes de seguridad recibieran una llamada a las 9.57 a. m.

Uno de los asistentes destacó que el perpetrador del acto violento acudió con una escopeta y se dirigió hacia una persona para detonar el arma. Se presume que el sujeto acribillado era miembro del equipo de seguridad; además, algunos presentes afirmaron que el tirador no era parte de la congregación.

En el marco de una conferencia de prensa, Mike Drivdahl, portavoz de los bomberos de Fort Worth, informó que los departamentos de policía y bomberos acudieron al lugar y encontraron a tres personas en debatiéndose entre la vida y la muerte; solo sobrevivió una de estas personas.

Por su parte, Greg Abbott, gobernador de Texas, declaró que ‘los lugares de oración deben ser sagrados’ y resaltó su agradecimiento con los miembros de la iglesia que reaccionaron de forma acertada y que lograron prevenir más pérdidas humanas.

Finalmente, Ken Paxton, fiscal general de Texas, subrayó que se encontraba conmocionado por el acto, y pidió a las personas que se enteren de los hechos, orar por las víctimas y sus familias, así como la congregación y los elementos que acudieron al llamado de los asistentes de la iglesia.

Con información de Político Mx, El País y CNN

PORTADA: GALO CAÑAS/CUARTOSCURO y Pixabay

Interior: Twitter @m_ebrard y @eluniversocom

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí