El arte del hentai japonés está en peligro de extinción

Comparte:

El arte del hentai japonés está en peligro de extinción

​Japón, ¿qué pedo con los tentáculos?

Colección de revistas hentai. Foto por Miki Yoshihito vía Flickr.

"En realidad, Japón es un país conservador pero la gente tiene una idea equivocada", dijo Peter Payne vía Skype desde Prefectura de Gunma, a 96 km al norte de Tokio.

Aunque el hentai (caricatura pornográfica) que he visto no apoya esta afirmación. Algunas de las escenas con las que me he topado son: una chica desnuda tendida en el suelo con cuatro tipos de pie rodeándola; en otra hay un chico manoseando los enormes pechos de su madrastra posados sobre la mesa; o un chico vestido de chica pero con una erección saliendo de sus pantalones.

En mi opinión, es una cuestión muy liberal, aunque un poco extraña. Pero confío en la palabra de Payne —dueño de J-List, una tienda en línea que vende series y comics hentai y una gran variedad de productos de anime para todas las edades—. Payne es un estadunidense que lleva 23 años viviendo en Japón. Al principio sólo tenía planeado quedarse un año y trabajar como maestro, "pero no funcionó" y al final decidió quedarse a vivir allá.

Cuando comenzó el auge del Internet a finales de la década de los noventa, Payne le dijo a su esposa que iba a abrir una empresa en línea de compras por correo para los fans de la ciencia ficción y el anime. El negocio resultó todo un éxito.

Wikimedia Commons.

Un librero lleno de hentai en Japón. Foto por Ignis vía

En el escaparate que tenía a sus espaldas podían verse una serie de figuras de Star Wars. Parecía estar muy emocionado por los próximos estrenos de la saga, lo que comprueba que es una auténtico fanático de la ciencia ficción. Sin embargo, el hentai (palabra japonesa que significa "perverso"o "extraño") no tiene nada que ver son la ciencia ficción y las caricaturas convencionales. A este género se le tacha de promover la sexualización de menores, misoginia y la violencia.

Esto se debe a que la mayoría de las protagonistas en el hentai son colegialas tiernas (dibujadas de tal forma que parecen europeas y no japonesas) con senos y ojos demasiado grandes, violadas por chicos con problemas psicosexuales muy arraigados y que no saben controlar su temperamento —o por demonios o extraterrestres que parecen ogros y utilizan tentáculos fálicos para penetrar todos los orificios de las chicas mientras ellas suplican a gritos que no las penetren con tentáculos.

Relacionados: Así es la vida cuando tu pareja es un personaje de anime

Japón, ¿qué pedo con los tentáculos?

"Los tentáculos existen porque no se puede publicar el dibujo de un pene sin censura", explicó Payne, refiriéndose a la censura impuesta desde 1907 que sigue siendo vigente. "Pasa lo mismo con el bukkake, hay quienes lo consideran artístico y quienes creen que es una aberración, pero aquí en Japón ya está un poco pasado de moda".

El sueño de la esposa del pescador de Hokusai.

Si consideramos que el sexo con tentáculos ha estado presente en el arte japonés desde hace 200 años, un grupo de hombres eyaculando sobre el rostro de una mujer no es nada nuevo en Japón. Por ejemplo, la exposición de shunga que se llevó a cabo el año pasado en el Museo Británico incluía un grabado de 1814 llamado El sueño de la esposa del pescador, en donde se puede ver a dos pulpos teniendo sexo con la esposa de un pescador.

El arte tradicional japonés es algo que disfrutan los hombres y mujeres que coleccionan sellos de cera personalizados y katanas únicas de importación. Sin embargo, las caricaturas son para los niños ¿o no?

Díganle eso a Toshio Maeda.

En 1986, Maeda introdujo el porno con tentáculos al anime japonés, el cual siempre tenía escenas provocadoras en la ducha pero nunca eran demasiado explícitas. Su creación, Urotsukidōji: la leyenda del señor del mal, fue la precursora del género hentai.

Wikimedia Commons.

Toshio Maeda. Foto por Yves Tennevin vía

Traté de contactar a Maeda durante mi investigación para este artículo. De hecho, traté de ponerme en contacto con un gran número de ilustradores de hentai japonenses pero nunca me respondieron. Payne me explicó el por qué.

"Primero que nada, contactar a personas japonesas es difícil, lo sé porque a eso me dedico. Casi todos los japoneses piensan: 'Un correo de un extranjero… no sabría cómo responderlo'. Aunque se la hayan pasado entre seis y diez años estudiando inglés, les da mucha vergüenza equivocarse. Es muy difícil hablar con ellos fuera de las convenciones. Es un gran obstáculo".

"Además, el hentai y el anime en Japón es una industria en peligro de extinción. Los animadores ganan tan poco que ya nadie lo considera una carrera. El promedio de sus salarios anuales es mas o menos de 9 mil dólares (134,435 mil pesos). Es por eso que casi todas las ilustraciones y la producción se hace por medio de empresas subcontratistas en Corea, China y Filipinas".

Relacionados: ¿Las caricaturas promueven la pedofilia en Japón?

Payne me mostró una gráfica de la estructura de salarios. A pesar de que su trabajo requiere de un gran talento y mucho trabajo, los animadores están hasta abajo. Por otro lado, al otro extremo de la cadena alimenticia, se encuentran los actores de voz (con frecuencia estrellas de la industria del cine), quienes reciben sueldos de seis cifras.

Me propuse encontrar un ilustrador japonés de hentai para entrevistarlo y preguntarle si su trayectoria profesional resultó como esperaba cuando estudiaba en la escuela de arte y si tenía conflictos morales por su trabajo. Sin embargo, pronto me di cuenta de que tendría que recurrir a Corea si quería obtener respuestas. Finalmente encontré a un animador que trabaja en una pequeña empresa de animación que se encuentra justo a las afueras de Seúl. El animador aceptó hablar conmigo con la condición de que su identidad permanecería en el anonimato.

"Mis padres no saben que éste es mi trabajo", me dijo por teléfono en un inglés deficiente. "Ellos creen que diseño posters. Sí diseño posters, pero también me gusta hacer esto, es como una obsesión".

Sonaba como si la profesión de este hombre también fuera su pasatiempo.

"Es mejor que el porno real", me aseguró. "A veces me toca dibujar cosas hermosas y sexys. Otras veces me toca dibujar cosas que no son tan… aceptables".

Wikimedia Commons.

Foto por Dave Fayram vía

Le pregunté si se aburría de trabajar por horas en algo tan monótono como dibujar fotogramas y enviarlas a Japón para que las unan.

Aceptó que sí era repetitivo pero añadió que "los guiones y las tendencias son tan raras que es casi imposible que te aburras. Los japoneses están medio locos".

Cuando le comenté a Payne que hasta los vecinos de Japón creen que su cultura popular es medio rara, él me respondió que "El problema es que la gente sólo ve algunas cosas pero no conoce por completo al país. Es como en Holanda; la gente sabe sobre los cafés, la mariguana, el barrio rojo y lo tulipanes. Es ilógico pensar que Holanda está llena de tulipanes. Pasa lo mismo con el hentai. El porno de monstruos con tentáculos es muy famoso pero todo se debe a la distorsión que provoca el internet. Las cosas más raras de Japón están diseñadas para tocar fibras sensibles".

Entonces, ¿por qué los personajes se ven tan jóvenes? En Suecia, en 2011, Simon Lundstrom (traductor de comics hentai) fue encarcelado por posesión de pornografía infantil. A pesar de que los protagonistas eran personajes ficticios, la suprema corte de Suecia se mantuvo firme en su decisión al rechazar la apelación de Simon en 2012 y dictaminó que las imágenes representaban a menores teniendo relaciones sexuales.

Relacionados: Guro, el arte erótico de terror de la rebelión japonesa

Payne no supo cómo explicar esto. "Aquí no se ve de esa forma", dijo. "Siempre dicen que los personajes son mayores de edad. Los ilustradores se toman licencia artística. Existen estándares en la industria e incluso hay un grupo que se encarga de los estándares de moralidad, el cual prohíbe el incesto y cosas por el estilo. El problema es que, no sé por qué, la mayoría de las historias están ambientadas en la preparatoria".

Payne insistió en que existe una amplia gama de hentai y que no sólo se limita a las cosas que vemos en los sitios que recopilan contenidos.

"Existen géneros del hentai que probablemente no conoces", me comentó. "Por ejemplo, el yuri, que significa 'amor de chicas', que trata sobre chicas que se enamoran y el contenido no es muy sexual. También hay un tipo de hentai gay muy exitoso llamado yaoi, que significa 'amor de chicos', el cual en realidad no está hecho para hombres gays, de hecho, la mayoría del publico son chicas heterosexuales que les gusta el drama. Existe otra clase de hentai gay diseñado tanto para mujeres como para hombres llamado bara —que significa 'rosa' en japonés— y se asemeja al porno de 'osos' (hombres musculosos)".

Foto por Sam Clements.

Me topé con éste último en la página web de un artista llamado Gengoroh Tagame: hombres gay y corpulentos con músculos enormes y penes venosos que se ahorcaban el uno al otro o se amarraban con cuerdas bondage.

Le envié un correo a Tagame pero, como era de esperarse, no respondió.

¿Ser gay es aceptable en Japón?

"Lo es en la ciudad," dijo Payne. Después me contó sobre otro estilo de hentai llamado otonoko ("hombres que parecen mujeres"), que es más o menos como porno de travestis. Los protagonistas son chicos que parecen chicas pero sus enormes penes quedan al descubierto cuando les arrancan la falda.

§

¿Y qué hay de la violación en el hentai?

"Suelen excederse con ese tema más que en cualquier otro género, aunque no es tan común. Hay tiendas que se especializan en esa clase de fetiches", dijo Payne. "El porno aquí casi siempre consiste en chicas lindas que reciben el trato digno de una idol, o cosas raras como meterlas a una cama de bronceado".

Para concluir, ¿cómo responde la sociedad japonesa ante todo esto?

"Hay una frase muy popular para esto: shikata ga nai, que significa algo como 'No se puede evitar'", respondió Payne. "En Japón casi nadie se molesta por una escena donde salgan senos en una caricatura. Aquí la actitud es: es lógico que los chicos les gusten las bubis y las pantis".

Sigue a Josh en Twitter.

Comentarios en Facebook

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Artículos Relacionados